5 errores comunes al usar las sillas de retención infantiles en el coche

No son suficientes las veces que recordamos cómo se hace un uso adecuando de las sillas de retención infantil. La Fundación Mapfre a través de un extenso estudio la que hace ahora una radiografía del estado de este dispositivo de seguridad en España, con múltiples ‘crash-test‘ para apoyar sus datos.

Del estudio se pueden sacar unas líneas claves para hacer un uso óptimo de este dispositivo de seguridad básico (y obligatorio) para los niños dentro del coche y no cometer errores.

5 errores comunes al usar las sillas de retención infantiles en el coche
5 errores comunes al usar las sillas de retención infantiles en el coche

1- Hay que usar una silla infantil HOMOLOGADA: Solo los dispositivos de seguridad homologados tienen la calidad de fabricación necesaria en sus componentes para actuar correctamente en caso de accidente. Es un error comprar una silla no homologada por ahorrarse unos euros, puede salir muy caro.

2- A la hora de elegir una silla infantil hay que tener en cuenta sobre todo el peso y altura de los niños: Las sillas tiene unas dimensiones y configuración que no tiene tanto en cuenta la edad como la fisonomía de los niños. Hay niños con mucha o poca talla independientemente de su edad, por lo que es un error guiarse solo por la edad en este sentido.

3- En niños de 1 a 4 años lo mejor es que la silla esté en el sentido contrario a la marcha: Las pruebas realizadas son concluyentes, ya que con esta posición de la silla se pueden reducir hasta en un 95% las lesiones graves de los niños de 2 a 4 años. Es un error por tanto creer que colocar la silla en el sentido de la marcha es lo más seguro.

4- No es importante solo colocar el cinturón, para ser efectivos no tienen que tener holguras: Un cinturón de seguridad mal colocado o con holguras por estar envejecido del uso es tanto o más peligroso en una silla infantil que circular sin él puesto, ya que la cabeza y el tórax pueden sufrir muchos daños si el cuerpo se cuela entre las bandas del cinturón. Es un error por tanto heredar una silla infantil de otro niño sin comprobar la firmeza del cinturón.

5- Un niño puede pasar a un cinturón de seguridad para adultos de manera segura no solo cuando pase el 1,35 metros de altura. Es un error común pensar que esta es una cifra mágica que automáticamente hace seguro este cinturón para los niños. En realidad hay que tener en cuenta que:

  • La banda inferior del cinturón de seguridad pasa por encima de los huesos de la pelvis y no por encima del estómago del niño.
  • La parte superior del cinturón pasa por encima de la zona media del esternón y de la clavícula, sin quedar demasiado cerca del cuello.
  • El niño puede sentarse en el asiento del vehículo doblando con comodidad las piernas, de lo contrario tenderá a “escurrirse” hacia delante.

Corrigiendo estos errores reduciremos mucho la probabilidad de que el menor sufra daños graves en un accidente de tráfico.

Otros artículos que te pueden interesar

Related posts

Leave a Reply